los objetivos smart hacen realizables las metas de la organización

Para cumplir metas trabaja con objetivos SMART

Ya viene esa dolorosa revisión de fin de año que muchas personas -sean del mundo digital o no- han estado evadiendo. Realmente trabajar con objetivos SMART les hubiese ahorrado unos cuantos tropiezos. ¿Sabes de qué se trata este esquema? Aquí vamos a ilustrarte y además darte una luz más para que te funcione. ¿Comenzamos?

Para hablar de los objetivos SMART vamos a definir primero.

Porque como sabes, nos gusta documentarnos para que resulte un texto provechoso para ti y para la actividad a la que te dedicas.

Como mucho de los anglicismos, la palabra smart (que traduce listo, o como diríamos de este lado de la tierra «pilas») es el acróstico de una serie de palabras en ese idioma, que describen las características que deberían tener esos objetivos. Esto resulta muy práctico, pues la gente se fija el concepto de manera fácil. S de specific; M de measurable; A de achievable; R de relevant y finalmente T de time bound. Se le atribuye este modelo al llamdo padre de la Administración Moderna, Peter Drucker.

Para hablar de cada uno de esos aspectos y su traducción adaptada a nuestro idioma, usemos un ejemplo. Digamos que dado los tiempos que vivimos, desde luego hay que replantearse el norte de nuestro negocio y nos damos cuenta que nuestro producto estrella no se adapta ya a las necesidades de los clientes. ¿Qué podremos hacer al respecto?

Posiblemente tengas al menos dos opciones, de las más usuales: O se adapta algo que ya tienes creado o se propone una real reinvención y, antes de que termine el año, esa nueva solución debe estar lista para lanzarla con toda a principios del 2021.

Excelentes ideas… Pero, ¿qué elegimos y cómo lo llevamos a este esquema? Veamos.

Ejemplo de este esquema en acción.

Muchísimas veces, los líderes de equipos al no saber estructurar la parte estratégica de su negocio, si con suerte cumplen los objetivos, el costo es muy alto o fracasan a pesar de haber identificado claramente -por su intuición y experiencia- lo que había que hacer.

De esta manera decir, «voy a adaptarme a los deseos de mis clientes», o «sacaremos un producto exitoso» no le dará un panorama claro a nadie. Y de esto justamente se trata todo. Que la formulación de tu gran objetivo se puedan operacionalizar en metas, tácticas, estrategias y actividades para todos. Llenemos entonces los elementos.

1. Seamos específicos. (S)

Si se trata de hablar que lanzarás como producto nuevo, pues comunica a todas las personas involucradas el tipo del que se trata. No basta con decir «es una solución interesante y creativa». Es mejor decir que crearás una app con prueba gratuita de lanzamiento, para interlazar los comerciantes de la zona y los posibles clientes. Eso ya apunta a cierta especificidad.

2. Debe ser medible, traducible a indicadores. (M)

Ya hablar de una aplicación (1) y no de una «solución» lo hace medible. Aunque si se refiere a que tendrás una prueba gratuita o free, posiblemente los que desarrollen la programación deban tener en cuenta los complementos que serán bajo suscripción, por ejemplo. También aquí va, si fuera el caso, el número de personas o el departamento que liderará este lanzamiento.

3. La experiencia es importante para saber si es alcanzable. (A)

Estamos a finales de noviembre. ¿Crees que un proyecto de esta envergadura podría estar listo para enero? Si la respuesta es no y un rotundo no, de una vez evalúa otros objetivos SMART. (Como la idea de adaptar que comentábamos al principio). Es verdad que hay creer en las capacidades de las personas y que las organizaciones exitosas son las que están de punteras en la adaptación digital. Pero antes de estrellarse por soñador, es un poco mejor tener pie de plomo en estos movimientos estratégicos.

4. Responde ¿Es relevante ejecutar este objetivo? (R)

Y desde luego se sabe que o nos adaptamos, o morimos. Y si requieres hacer una investigación más sólida para saber en si que requieren tus clientes, no dudes en hacerlo… Eso sí, ¡Rápidamente! También puede plantearse si hay otras alternativas para lograr ganar nuevos clientes y entonces escoger la más favorable entre todas. Por último…

5. El tiempo de ejecución también debe fijarse. (T)

Aunque obvio, un montón de personas fallan en esto. No se tiene toda una vida para hacer las cosas. Y este parámetro también daría como resultado saber días y semanas de trabajo necesarias para que todo quede listo. Así es más sencillo dividir responsabilidades e ir viendo que nos falta en las muchas etapas de las estrategias.

Si no estuviese el ejemplo lo suficientemente claro, hay miles de esquemas que puedes conseguir para poder desarrollar tus propios objetivos SMART. Si aún así tienes en mente una idea y piensas requieres una opinión de tus estrategias a seguir, podemos conversar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
×

¡Hola!

Estamos encantados de poder atenderte o aclarar tus dudas acerca de nuestros productos y/o servicios.

× ¡Escríbenos!